acupuntura moderna MADRID Y MENORCA

En BGG creemos en una Acupuntura capaz de explicarse desde un punto de vista occidental que produce cambios físicos reales en el organismo. La Acupuntura no mueve energía. Mejor dicho, no solo mueve energía (que nadie se eche las manos a la cabeza) En términos físico cuánticos seguro que sí lo hace, pero eso no explica su éxito.

La Acupuntura produce cambios en el sistema cardiovascular y en el sistema nervioso, mejora el flujo sanguíneo y provoca la producción de modulares y neurotransmisores.

Más claro así, ¿no?

Y me explico. A través de la inserción de las agujas en determinados puntos del cuerpo y cráneo (ya sabemos que el cráneo es parte del cuerpo, pero en Acupuntura se distingue entre corporal o craneal) se producen dos efectos principales:

→ Uno, estimulación fuerte del sistema nervioso. Se produce un “reseteo” de este sistema y se da la orden de segregar “opiáceos naturales”, como son las encefalinas(a nivel del asta dorsal), beta endorfinas (a nivel del hipotálamo) y serotonina (liberada en el tronco encefálico). Estos moduladores y neurotransmisores juegan un papel muy importante a la hora de aliviar un dolor, por ejemplo.

→ Dos, al pinchar en puntos estratégicos se consigue aumentar el flujo sanguíneo en la zona deseada. Por ejemplo, si estoy tratando una lesión de hombro, doy la orden al organismo de que lleve más sangre al hombro; si estoy tratando un dolor lumbar, doy orden de que aumente el flujo sanguíneo en la zona lumbar; si estoy tratando una falta de memoria, doy orden de mejorar el flujo sanguíneo en el cerebro…. Y así sucesivamente. Cuanto mejor sea el flujo sanguíneo más oxigenada y nutrida está la zona y mejor y más rápida su recuperación (hombro, lumbares, cerebro, intestinos…).

¿Qué siente el paciente durante la sesión?

El dolor (si es que ese es su motivo de visita) desaparece en segundos y en la zona a tratar puede percibir calor, hormigueo, quemazón… ¡La Acupuntura está trabajando! Hablamos del dolor (en especial del dolor crónico), porque es un motivo muy frecuente de consulta en el cual la Acupuntura tiene una efectividad del 85 – 90%. Pero la Acupuntura no solo es efectiva en estos casos, sino en muchos más como las parestesias (o sensibilidad alterada), ansiedad, bajo estado de ánimo, nauseas, estreñimiento o insomnio por nombrara algunas de estos. Y lo que sentirá el paciente en cada caso es diferente. Aunque podríamos afirmar con seguridad que después de cada sesión la sensación de bienestar es indiscutible. Por lo tanto, la Acupuntura no solo es paliativa. Es decir, alivia el dolor o el síntoma en el momento, sino que es capaz de acelerar la recuperación (cura, como diría a mis pacientes). Y dos, la Acupuntura no es magia, produce cambios físicos reales en nuestro organismo, apreciables para el paciente en solo unos segundos.

En nuestras clínicas estaremos encantados de explicarte los beneficios de la acupuntura Moderna! Y si te parece interesante… ¡Compártelo! ↓↓↓↓↓↓↓↓↓

WhatsApp chat